Criterios para aplicar al mecanismo de desarrollo limpio

¿Qué es el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) y cómo aplicar?

El Protocolo de Kioto (PK) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) se orienta a la limitación de las emisiones de los Gases de Efecto Invernadero y establece compromisos cuantificados de limitación y reducción de emisiones para los países del Anexo I, principalmente países industrializados. Además, establece 3 instrumentos para facilitar el cumplimiento de estas obligaciones: Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), Implementación Conjunta, y el Comercio de Emisiones. De interés particular para Costa Rica es el MDL, único instrumento que permite a los países en desarrollo ser parte de la solución.

La Conferencia de las Partes de la CMNUCC es la autoridad que establece los principios, la naturaleza, las modalidades y los procedimientos vigentes para el MDL. En este contexto, la Séptima Conferencia de las Partes de la CMNUCC, mediante decisión N° 17/CP7 de noviembre del 2001, adoptó las "Modalidades y Procedimientos para un Mecanismo de Desarrollo Limpio" (MPPMDL) que establece, entre otros puntos:

  • Los requerimientos básicos para la participación de actores y proyectos de un país en desarrollo.
  • El tipo de proyectos y actividades a ser consideradas.
  • El Ciclo de Proyectos MDL.
  • Adopción de modalidades y procedimientos simplificados para proyectos de pequeña escala.
  • Los requerimientos que debe cumplir una propuesta para que sea considerada como un Proyecto MDL, estipulado en el denominado "Documento de Proyecto".
  • La fecha de adopción de las modalidades y procedimientos para los proyectos forestales (forestación y reforestación).


Los requerimientos de participación son:

  • Ratificación del Protocolo de Kioto.
  • Designación de la Autoridad Nacional para el MDL.

 

» Descargar el documento de requisitos completo

Agenda Internacional

Normativa y políticas internacionales sobre cambio climático

La comunidad internacional ha desarrollado diversas iniciativas sobre el cambio climático conforme el paso de los años revela sus causas y consecuencias en el planeta. Declaraciones, convenciones y protocolos, con mayor o menor apoyo de las naciones, han sido la base para implementar cambios en el desarrollo de las actividades humanas.

La primera mención sobre el medio ambiente en el ámbito internacional fue en 1972 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, realizada en Estocolmo.
Desde entonces, se avanzó en el conocimiento científico y técnico sobre el ambiente. La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas fue establecida en 1983 cuando las evidencias sobre la importancia de la protección del ambiente se relacionaron con el crecimiento económico mundial.

Principales acuerdos Internacionales respecto al ambiente y el cambio climático conforme al paso de los años.

 

La Cumbre de la Tierra

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD) fue convocada por la Asamblea General de la ONU en Río de Janeiro en Junio de 1992. Los objetivos de la Conferencia, conocida también como la Cumbre de la Tierra, buscaron un equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras mediante la cooperación internacional .

Las 172 naciones participantes aprobaron tres acuerdos: la Agenda 21 para promover el desarrollo sostenible, una Declaración sobre Principios Relativos a los Bosques y la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, conocida como la Carta de la Tierra. Además, se abrieron a la firma dos instrumentos con fuerza jurídica obligatoria: el de políticas de cambio climático en Costa Rica, integrando esfuerzos para asumir los retos, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Convención Marco sobre el Cambio Climático.

El "espíritu de Río" estuvo vigente debido al fuerte llamado de atención. Motivó la acción inicial de muchos gobiernos y organizaciones respecto al deterioro ambiental. En 1997, la Asamblea General convocó a la Cumbre para la Tierra+5, con el fin de examinar la aplicación y ejecución de los principios de 1992. Allí se discutió cómo financiar el desarrollo sostenible en el plano mundial y se acordó buscar modalidades sostenibles de producción y utilización de la energía. También se habló cómo enfocarse en la erradicación de la pobreza y tomar medidas jurídicas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

 

Convención Marco sobre el Cambio Climático

Con el objetivo de estabilizar la concentración de gases que causan el calentamiento del planeta, fue firmada la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), durante la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. Esta entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Hoy en día cuenta con un número de miembros que la hace casi universal. Las denominadas «Partes en la Convención» son los 195 países que la han ratificado. Costa Rica fue uno de los primeros países en firmar la CMNUCC en 1994.

La Convención busca "estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera hasta alcanzar valores que impidan interferencias antropogénicas peligrosas para el sistema climático mundial en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurando que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitiendo que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible". La Convención se abrió para su firma en 1992 y entró en vigencia en marzo de 1994, permitiendo reforzar la conciencia pública sobre los problemas relacionados con el cambio climático a escala mundial.

Así se establece una estructura general, intergubernamental y flexible; es un marco que debe desarrollarse y mejorarse conforme se implemente para ser eficaz ante el reto del cambio climático. Los países miembros o "Partes de la Convención" se reúnen anualmente. Los gobiernos analizan datos sobre emisiones, las políticas relacionadas y las prácticas aplicadas, implementan estrategias nacionales de mitigación y adaptación al cambio climático y cooperan entre sí.

Un logro importante de la Convención, caracterizada por su carácter general y flexible, es que reconoce que el problema del cambio climático es real. La entrada en vigor del tratado representó un gran paso, dado que se disponía de menos pruebas científicas que hoy en día. Es difícil conseguir que las naciones del mundo se pongan de acuerdo en algo, mucho menos en un planteamiento común ante una dificultad que es compleja, cuyas consecuencias no son totalmente claras y que producirá sus efectos más graves dentro de varios decenios e incluso siglos.

La Convención plantea la recopilación periódica de inventarios de emisiones en los países industrializados y la incorporación del tema en asuntos relacionados con la agricultura, la industria, la energía y los recursos naturales. También se destaca el papel de los países industrializados (países incluidos en el Anexo I de la Convención) como los mayores emisores de gases de efecto invernadero.

Además de reducir sus emisiones, estos países se comprometieron a ofrecer apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo para actividades relacionadas con el cambio climático, dado que estos serán los más perjudicados.

La Convención reconoce que es un documento marco, es decir, un texto que debe enmendarse o desarrollarse con el tiempo para que los esfuerzos frente al calentamiento atmosférico y el cambio climático puedan orientarse mejor y ser más eficaces. Se busca que la estabilización de gases de efecto invernadero en la atmósfera se logre en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.

Conozca más de la Convención

 

Protocolo de Kioto

En 1997, durante la Tercera Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, celebrada en Kioto, Japón, algunas naciones industrializadas firmaron un acuerdo internacional conocido como el Protocolo de Kioto, que las compromete a reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero (C02, metano, óxido nitroso, hidroflourocarbono, perflourocarbono y sulfuro hexafluoruro) hasta lograr una reducción media mundial del 5,2% en el período 2008-2012, respecto de los niveles de 1990. El protocolo fijó, por primera vez, cuotas para la reducción de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.

El Protocolo de Kioto entró en vigencia en 2005 cuando Rusia lo ratificó, alcanzándose 128 países que representaban al menos un 55% del total de emisiones de gases de efecto invernadero. A la fecha, 84 países firmaron el Protocolo y 189 lo han ratificado o aprobado. El gran ausente es Estados Unidos de América, quien no ha aceptado las condiciones. El otro país que no ha ratificado es Kazajstán. La forma en que se implementa el Protocolo de Kioto se da a través de tres mecanismos: Mecanismo de Desarrollo Limpio, Implementación Conjunta e Intercambio de Emisiones.

Conozca más del Protocolo de Kioto

 

Mapa de Ruta de las políticas internacionales sobre cambio climático

 

1972

Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, Estocolmo, Suecia

 

1983

Establecimiento de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas

 

1992

Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas, Río de Janeiro

 

1994

Entrada en Vigencia de la Convención Marco de Camblio Climático

 

1997

Aprobación de Protocolo de Kioto, Japón

 

2002

Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo

 

2005

Entrada en vigencia de Protocolo de Kioto

2006

XII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Nairobi, Kenia

 

 2007

XIII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Bali, Indonesia.

 

2008

XIV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Poznan, Polonia.

 

2009

XV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Copenhague, Dinamarca.

 

2010

XVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Cancún, México.

 

2011

XVII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Durban, Sudáfrica.

 

2012

XVIII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Doha, Qatar.

 

Normativa y políticas internacionales sobre cambio climático

La comunidad internacional ha desarrollado diversas iniciativas sobre el cambio climático conforme el paso de los años revela sus causas y consecuencias en el planeta. Declaraciones, convenciones y protocolos, con mayor o menor apoyo de las naciones, han sido la base para implementar cambios en el desarrollo de las actividades humanas.

La primera mención sobre el medio ambiente en el ámbito internacional fue en 1972 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, realizada en Estocolmo.

Desde entonces, se avanzó en el conocimiento científico y técnico sobre el ambiente. La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas fue establecida en 1983 cuando las evidencias sobre la importancia de la protección del ambiente se relacionaron con el crecimiento económico mundial.

 

Principales acuerdos Internacionales respecto al ambiente y el cambio climático conforme al paso de los años.

 

La Cumbre de la Tierra

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD) fue convocada por la Asamblea General de la ONU en Río de Janeiro en Junio de 1992. Los objetivos de la Conferencia, conocida también como la Cumbre de la Tierra, buscaron un equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras mediante la cooperación internacional .

Las 172 naciones participantes aprobaron tres acuerdos: la Agenda 21 para promover el desarrollo sostenible, una Declaración sobre Principios Relativos a los Bosques y la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, conocida como la Carta de la Tierra. Además, se abrieron a la firma dos instrumentos con fuerza jurídica obligatoria: el de políticas de cambio climático en Costa Rica, integrando esfuerzos para asumir los retos, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Convención Marco sobre el Cambio Climático.

El “espíritu de Río” estuvo vigente debido al fuerte llamado de atención. Motivó la acción inicial de muchos gobiernos y organizaciones respecto al deterioro ambiental. En 1997, la Asamblea General convocó a la Cumbre para la Tierra+5, con el fin de examinar la aplicación y ejecución de los principios de 1992. Allí se discutió cómo financiar el desarrollo sostenible en el plano mundial y se acordó buscar modalidades sostenibles de producción y utilización de la energía. También se habló cómo enfocarse en la erradicación de la pobreza y tomar medidas jurídicas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

 

Convención Marco sobre el Cambio Climático

Con el objetivo de estabilizar la concentración de gases que causan el calentamiento del planeta, fue firmada la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), durante la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. Esta entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Hoy en día cuenta con un número de miembros que la hace casi universal. Las denominadas «Partes en la Convención» son los 195 países que la han ratificado. Costa Rica fue uno de los primeros países en firmar la CMNUCC en 1994.

La Convención busca “estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera hasta alcanzar valores que impidan interferencias antropogénicas peligrosas para el sistema climático mundial en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurando que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitiendo que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible”. La Convención se abrió para su firma en 1992 y entró en vigencia en marzo de 1994, permitiendo reforzar la conciencia pública sobre los problemas relacionados con el cambio climático a escala mundial.

Así se establece una estructura general, intergubernamental y flexible; es un marco que debe desarrollarse y mejorarse conforme se implemente para ser eficaz ante el reto del cambio climático. Los países miembros o “Partes de la Convención” se reúnen anualmente. Los gobiernos analizan datos sobre emisiones, las políticas relacionadas y las prácticas aplicadas, implementan estrategias nacionales de mitigación y adaptación al cambio climático y cooperan entre sí.

Un logro importante de la Convención, caracterizada por su carácter general y flexible, es que reconoce que el problema del cambio climático es real. La entrada en vigor del tratado representó un gran paso, dado que se disponía de menos pruebas científicas que hoy en día. Es difícil conseguir que las naciones del mundo se pongan de acuerdo en algo, mucho menos en un planteamiento común ante una dificultad que es compleja, cuyas consecuencias no son totalmente claras y que producirá sus efectos más graves dentro de varios decenios e incluso siglos.

La Convención plantea la recopilación periódica de inventarios de emisiones en los países industrializados y la incorporación del tema en asuntos relacionados con la agricultura, la industria, la energía y los recursos naturales. También se destaca el papel de los países industrializados (países incluidos en el Anexo I de la Convención) como los mayores emisores de gases de efecto invernadero.

Además de reducir sus emisiones, estos países se comprometieron a ofrecer apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo para actividades relacionadas con el cambio climático, dado que estos serán los más perjudicados.

La Convención reconoce que es un documento marco, es decir, un texto que debe enmendarse o desarrollarse con el tiempo para que los esfuerzos frente al calentamiento atmosférico y el cambio climático puedan orientarse mejor y ser más eficaces. Se busca que la estabilización de gases de efecto invernadero en la atmósfera se logre en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.

INCLUIR ESTE LINK: http://unfccc.int/portal_espanol/informacion_basica/la_convencion/items/6196.php

 

Protocolo de Kioto

En 1997, durante la Tercera Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, celebrada en Kioto, Japón, algunas naciones industrializadas firmaron un acuerdo internacional conocido como el Protocolo de Kioto, que las compromete a reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero (C02, metano, óxido nitroso, hidroflourocarbono, perflourocarbono y sulfuro hexafluoruro) hasta lograr una reducción media mundial del 5,2% en el período 2008-2012, respecto de los niveles de 1990. El protocolo fijó, por primera vez, cuotas para la reducción de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.

El Protocolo de Kioto entró en vigencia en 2005 cuando Rusia lo ratificó, alcanzándose 128 países que representaban al menos un 55% del total de emisiones de gases de efecto invernadero. A la fecha, 84 países firmaron el Protocolo y 189 lo han ratificado o aprobado. El gran ausente es Estados Unidos de América, quien no ha aceptado las condiciones. El otro país que no ha ratificado es Kazajstán. La forma en que se implementa el Protocolo de Kioto se da a través de tres mecanismos: Mecanismo de Desarrollo Limpio, Implementación Conjunta e Intercambio de Emisiones.

INCLUIR LINK: http://unfccc.int/portal_espanol/informacion_basica/protocolo_de_kyoto/items/6215.php

 

Años 70:

Se empiezan a establecer los primeros parques nacionales

 

1996:

Creación de la Ley Forestal

Ley Forestal reconoce cuatro servicios que prestan los bosques: agua, captura y retención de carbono, biodiversidad y belleza escénica.

1996:

Creación de la Oficina Costarricense de Implementación Conjunta (OCIC)

 

1997:

Primer esquema de pago por servicios ambientales

Puesta en marcha del esquema de pago por servicios ambientales y Costa Rica desarrolla con Noruega el primer proyecto de implementación conjunta en el mundo en el marco del Protocolo de Kioto.

1998:

Creación de la Ley de Biodiversidad

reconocida como una normativa ejemplar, que promueve tanto la conservación como el aprovechamiento de los recursos naturales y que se hizo acreedora del premio “Future Policy 2010”, en la Cumbre de Naciones Unidas sobre Biodiversidad 2010, en Japón.

2007

Costa Rica propone ser el primer país carbono neutral en el mundo

y se conoce que, además, el país se encuentra en la zona donde se prevé que los impactos del cambio climático serán especialmente graves, según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

2010

Creación de la Dirección de Cambio Climático

2011

Energías renovables

País alcanza la producción del 95% de su electricidad con fuentes renovables y norma nacional de carbono neutralidad entra en operación.

 2021

Meta de carbono neutralidad

Mapa de Ruta de las políticas internacionales sobre cambio climático

_ 1972, Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, Estocolmo, Suecia.

_ 1983, establecimiento de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

de las Naciones Unidas.

_ 1992, Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas, Río de Janeiro.

_ 1994, Entrada en Vigencia de la Convención Marco de Camblio Climático

_ 1997, Aprobación de Protocolo de Kioto, Japón.

_ 2002, Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo.

_ 2005, entrada en vigencia de Protocolo de Kioto.

_ 2006, XII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Nairobi, Kenia.

_ 2007, XIII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Bali, Indonesia.

_ 2008, XIV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Poznan, Polonia.

_ 2009, XV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Copenhague, Dinamarca.

Normativa y políticas internacionales sobre cambio climático

La comunidad internacional ha desarrollado diversas iniciativas sobre el cambio climático conforme el paso de los años revela sus causas y consecuencias en el planeta. Declaraciones, convenciones y protocolos, con mayor o menor apoyo de las naciones, han sido la base para implementar cambios en el desarrollo de las actividades humanas.

La primera mención sobre el medio ambiente en el ámbito internacional fue en 1972 en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, realizada en Estocolmo.

Desde entonces, se avanzó en el conocimiento científico y técnico sobre el ambiente. La Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo de las Naciones Unidas fue establecida en 1983 cuando las evidencias sobre la importancia de la protección del ambiente se relacionaron con el crecimiento económico mundial.

 

Principales acuerdos Internacionales respecto al ambiente y el cambio climático conforme al paso de los años.

 

La Cumbre de la Tierra

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y Desarrollo (CNUMAD) fue convocada por la Asamblea General de la ONU en Río de Janeiro en Junio de 1992. Los objetivos de la Conferencia, conocida también como la Cumbre de la Tierra, buscaron un equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras mediante la cooperación internacional .

Las 172 naciones participantes aprobaron tres acuerdos: la Agenda 21 para promover el desarrollo sostenible, una Declaración sobre Principios Relativos a los Bosques y la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, conocida como la Carta de la Tierra. Además, se abrieron a la firma dos instrumentos con fuerza jurídica obligatoria: el de políticas de cambio climático en Costa Rica, integrando esfuerzos para asumir los retos, el Convenio sobre la Diversidad Biológica y la Convención Marco sobre el Cambio Climático.

El “espíritu de Río” estuvo vigente debido al fuerte llamado de atención. Motivó la acción inicial de muchos gobiernos y organizaciones respecto al deterioro ambiental. En 1997, la Asamblea General convocó a la Cumbre para la Tierra+5, con el fin de examinar la aplicación y ejecución de los principios de 1992. Allí se discutió cómo financiar el desarrollo sostenible en el plano mundial y se acordó buscar modalidades sostenibles de producción y utilización de la energía. También se habló cómo enfocarse en la erradicación de la pobreza y tomar medidas jurídicas para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

 

Convención Marco sobre el Cambio Climático

Con el objetivo de estabilizar la concentración de gases que causan el calentamiento del planeta, fue firmada la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), durante la Cumbre de la Tierra, celebrada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. Esta entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Hoy en día cuenta con un número de miembros que la hace casi universal. Las denominadas «Partes en la Convención» son los 195 países que la han ratificado. Costa Rica fue uno de los primeros países en firmar la CMNUCC en 1994.

La Convención busca “estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera hasta alcanzar valores que impidan interferencias antropogénicas peligrosas para el sistema climático mundial en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurando que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitiendo que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible”. La Convención se abrió para su firma en 1992 y entró en vigencia en marzo de 1994, permitiendo reforzar la conciencia pública sobre los problemas relacionados con el cambio climático a escala mundial.

Así se establece una estructura general, intergubernamental y flexible; es un marco que debe desarrollarse y mejorarse conforme se implemente para ser eficaz ante el reto del cambio climático. Los países miembros o “Partes de la Convención” se reúnen anualmente. Los gobiernos analizan datos sobre emisiones, las políticas relacionadas y las prácticas aplicadas, implementan estrategias nacionales de mitigación y adaptación al cambio climático y cooperan entre sí.

Un logro importante de la Convención, caracterizada por su carácter general y flexible, es que reconoce que el problema del cambio climático es real. La entrada en vigor del tratado representó un gran paso, dado que se disponía de menos pruebas científicas que hoy en día. Es difícil conseguir que las naciones del mundo se pongan de acuerdo en algo, mucho menos en un planteamiento común ante una dificultad que es compleja, cuyas consecuencias no son totalmente claras y que producirá sus efectos más graves dentro de varios decenios e incluso siglos.

La Convención plantea la recopilación periódica de inventarios de emisiones en los países industrializados y la incorporación del tema en asuntos relacionados con la agricultura, la industria, la energía y los recursos naturales. También se destaca el papel de los países industrializados (países incluidos en el Anexo I de la Convención) como los mayores emisores de gases de efecto invernadero.

Además de reducir sus emisiones, estos países se comprometieron a ofrecer apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo para actividades relacionadas con el cambio climático, dado que estos serán los más perjudicados.

La Convención reconoce que es un documento marco, es decir, un texto que debe enmendarse o desarrollarse con el tiempo para que los esfuerzos frente al calentamiento atmosférico y el cambio climático puedan orientarse mejor y ser más eficaces. Se busca que la estabilización de gases de efecto invernadero en la atmósfera se logre en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.

INCLUIR ESTE LINK: http://unfccc.int/portal_espanol/informacion_basica/la_convencion/items/6196.php

 

Protocolo de Kioto

En 1997, durante la Tercera Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático, celebrada en Kioto, Japón, algunas naciones industrializadas firmaron un acuerdo internacional conocido como el Protocolo de Kioto, que las compromete a reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero (C02, metano, óxido nitroso, hidroflourocarbono, perflourocarbono y sulfuro hexafluoruro) hasta lograr una reducción media mundial del 5,2% en el período 2008-2012, respecto de los niveles de 1990. El protocolo fijó, por primera vez, cuotas para la reducción de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero.

El Protocolo de Kioto entró en vigencia en 2005 cuando Rusia lo ratificó, alcanzándose 128 países que representaban al menos un 55% del total de emisiones de gases de efecto invernadero. A la fecha, 84 países firmaron el Protocolo y 189 lo han ratificado o aprobado. El gran ausente es Estados Unidos de América, quien no ha aceptado las condiciones. El otro país que no ha ratificado es Kazajstán. La forma en que se implementa el Protocolo de Kioto se da a través de tres mecanismos: Mecanismo de Desarrollo Limpio, Implementación Conjunta e Intercambio de Emisiones.

INCLUIR LINK: http://unfccc.int/portal_espanol/informacion_basica/protocolo_de_kyoto/items/6215.php

 

Años 70:

Se empiezan a establecer los primeros parques nacionales

 

1996:

Creación de la Ley Forestal

Ley Forestal reconoce cuatro servicios que prestan los bosques: agua, captura y retención de carbono, biodiversidad y belleza escénica.

1996:

Creación de la Oficina Costarricense de Implementación Conjunta (OCIC)

 

1997:

Primer esquema de pago por servicios ambientales

Puesta en marcha del esquema de pago por servicios ambientales y Costa Rica desarrolla con Noruega el primer proyecto de implementación conjunta en el mundo en el marco del Protocolo de Kioto.

1998:

Creación de la Ley de Biodiversidad

reconocida como una normativa ejemplar, que promueve tanto la conservación como el aprovechamiento de los recursos naturales y que se hizo acreedora del premio “Future Policy 2010”, en la Cumbre de Naciones Unidas sobre Biodiversidad 2010, en Japón.

2007

Costa Rica propone ser el primer país carbono neutral en el mundo

y se conoce que, además, el país se encuentra en la zona donde se prevé que los impactos del cambio climático serán especialmente graves, según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

2010

Creación de la Dirección de Cambio Climático

2011

Energías renovables

País alcanza la producción del 95% de su electricidad con fuentes renovables y norma nacional de carbono neutralidad entra en operación.

 2021

Meta de carbono neutralidad

Mapa de Ruta de las políticas internacionales sobre cambio climático

_ 1972, Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Humano, Estocolmo, Suecia.

_ 1983, establecimiento de la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

de las Naciones Unidas.

_ 1992, Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas, Río de Janeiro.

_ 1994, Entrada en Vigencia de la Convención Marco de Camblio Climático

_ 1997, Aprobación de Protocolo de Kioto, Japón.

_ 2002, Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de Johannesburgo.

_ 2005, entrada en vigencia de Protocolo de Kioto.

_ 2006, XII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Nairobi, Kenia.

_ 2007, XIII Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Bali, Indonesia.

_ 2008, XIV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Poznan, Polonia.

_ 2009, XV Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Cambio Climático, Copenhague, Dinamarca.

Mercados de Carbono

CCT-Reserva-Monteverde

Analizando las emisiones de GEI de Costa Rica queda en evidencia que el país ya cuenta con una matriz eléctrica casi descarbonizada [1], ha logrado convertir la deforestación en reforestación neta[2] y no tiene un sector de industria pesada muy sustancial[3]. Los sub-sectores de emisiones de transporte y actividades agropecuarias en el país se caracterizan por ser atomizados, es decir, que sus emisiones vienen de un gran número de pequeñas fuentes y no de un número pequeño de grandes emisores, como suele ser el caso en la generación eléctrica o la industria pesada. En este contexto se crea, en 2013, el Mercado Doméstico de Carbono (MDC) establecido principalmente como fuente de unidades de compensación para el Programa País de Carbono Neutralidad (PPCN). Cabe resaltar que, si bien el mecanismo se denomina “Mercado de Carbono”, este nunca fue diseñado como un ETS. Siempre fue una herramienta de compensación; es un “mercado” en la medida en que los esquemas de compensación son parte del sub-set de IPCs que se consideran “de mercado”.

 

La estructura y funcionamiento del MDC se definió a través del “Reglamento de regulación y operación del mercado doméstico de carbono” (Decreto Ejecutivo N° 37926-MINAE del 10 de setiembre del 2013). Este reglamento detalla la conformación de la Junta de Carbono (JC) como máximo órgano de toma de decisiones dentro del mercado, así como sus comités de apoyo: el Comité de Metodologías y Protocolos (CMP) y el Comité de Control y Transparencia (CCT) y su Secretaría Técnica (Dirección de Cambio Climático).

 

El Mercado Doméstico de Carbono fue creado como un mecanismo para generar créditos de carbono a nivel local, provenientes de proyectos o actividades que apoyen la reducción/remoción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para ser comercializados nacional o internacionalmente. Estos créditos podrían ser utilizados por organizaciones que se propongan alcanzar la carbono neutralidad dentro del Programa País de Carbono Neutralidad, o por otros interesados que deseen compensar sus emisiones de GEI.

 

La intención era que el MDC funcionara de manera voluntaria, impulsado por la demanda de carbono neutralidad originada en el Programa País de Carbono Neutralidad (PPCN) así como de un apetito por una mayor diferenciación de productos y acceso a mercados con estándares ambientales (eco-competitividad). Por el lado de la oferta, los participantes incluían desarrolladores de proyectos y mayoristas proveedores de compensaciones generadas por reducciones verificadas de emisiones de GEI o eliminación de CO2 por sumideros. Mediante el Transitorio II del Decreto Ejecutivo 37926, el Fondo Nacional de Financiamiento Foresta (FONAFIFO) fue autorizado para emitir las Unidades Costarricenses de Compensación (UCC) mientras el del MDC entraba en operación.

 

El MDC se basó, en gran medida en el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kioto que en aquel momento era el patrón de oro para esquemas de compensación de emisiones. El MDC fue diseñado antes de que algunas de las lecciones clave del MDL se hicieran patentes y se internalizaran, razón por la cual del diseño del MDC replica algunas de las limitaciones del MDL. En particular, el MDC tiene una estructura de gobernanza compleja que ha dificultado su implementación plena, y causa costos de transacción altos. Además, conservó un enfoque en proyectos de mitigación, más apropiado para buscar el cambio incremental, en lugar enfocarse en esfuerzos sectoriales y programas con mayor potencial de transformación [4].

 

La DCC está desarrollando, con asistencia técnica de una variedad de expertos nacionales e internacionales, una actualización del MDC para adecuar el diseño de este instrumento al nuevo contexto internacional y a la Contribución Nacionalmente Determinada de Costa Rica bajo el Acuerdo de París.

 

 

 

[1] En 2015, año más reciente con datos oficiales publicados, Costa Rica generó 0.0381 kg CO2e/kWh de electricidad, entre las tasas más bajas del mundo. (Factores de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, Sexta Edición, Instituto Meteorológico de Costa Rica)

[2] De acuerdo con el Reporte de Estado de la Nación de 2015 la cobertura boscosa en Costa Rica paso de 2,055,520 ha en 1992 a 2,565,950 ha en 2013.

[3] Según el INGEI 2012 las emisiones del sector Procesos Industriales y Uso de Productos representaron menos del 9% de las emisiones netas de Costa Rica.

[4] Para propósitos del presente análisis distinguimos el cambio incremental del cambio transformacional en que el cambio transformacional busca catalizar reducciones de emisiones más allá de su impacto directo al aportar al cambio estructural del perfil de emisiones de un sector o subsector. 

Programa País

Costa Rica se ha propuesto como meta ser carbono neutral para el 2021, año de su bicentenario. Para esto está planteando como su Estrategia de Cambio Climático un modelo eco competitivo, bajo en emisiones y resiliente al cambio climático.

El Programa País es la iniciativa gubernamental para la oficialización de los procesos relacionados con el reporte de inventarios de gases de efecto invernadero (GEIs) y la aplicación de la Norma Nacional de Carbono Neutralidad.

Sus objetivos son: desarrollar las capacidades en las organizaciones a nivel nacional, asegurar la consistencia y la calidad de los datos de los inventarios y proveer información real, verificable y reportable para los consumidores y usuarios en general.

El Programa País está basado en la norma nacional: “Sistema de Gestión para Demostrar la Carbono Neutralidad”, la cual crea las Unidades Costarricenses de Compensación y donde la reducción es prioritaria ante la compensación. Es decir, que la compra de esas unidades por parte de empresas tiene lugar cuando estas ya realizaron todo a su alcance por reducir sus emisiones.

El programa establece procedimientos para otorgar la marca C-Neutral, contempla el reporte de inventarios y, con esto, el registro de la huella de carbono de las organizaciones. También integra el registro de las Unidades Costarricenses de Compensación (UCCs) y demás mecanismos de compensación, así como el registro nacional de emisiones, reducciones y compensaciones.

 Como parte de lo anterior, se contemplan metodologías, procesos y criterios de compensación, así como la creación de capacidades.

ecuación para la carbono neutralidad

 

 

 

 

 

Marca C-Neutral

La Norma Nacional de Carbono Neutralidad: norma voluntaria INTE B5:2016, define la siguiente ecuación para la carbono neutralidad:  
E(i) – R(i-1) – C(i-1) = 0. En esta E significa emisiones totales; R, reducciones y C, compensaciones para un total de 0 emisiones.

Esta norma aplica a todo tipo de organización y define requisitos para establecer un Sistema de Gestión sobre Carbono Neutralidad. Las “0 emisiones” se verifican por medio de un verificador acreditado.

Es importante enfatizar que la norma certifica procesos de gestión y no productos en sí, de tal forma que ninguna empresa puede anunciar que un producto o servicio particular es C-Neutral hasta que exista una norma específica para producto.

 

Descarga de documentos del Programa País C-Neutralidad

Acuerdo Programa País

Solicitud para participar en el Programa País

Uso del símbolo de carbono neutralidad

 

Guía para Declaraciones de Carbono Neutralidad para PYMES

Las PYMES interesadas en llevar a cabo Declaraciones de Carbono Neutralidad bajo la Norma INTE B5:2016, pueden consultar la guía respectiva (click aquí) junto con las plantillas asociadas (click aquí).

Esta guía es una publicación de la Dirección de Cambio Climático del Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) con el apoyo de la Agencia de Cooperación Española y del Grupo Financiero BAC-Credomatic.

 

Normativa ISO

La Norma Nacional de Carbono Neutralidad es voluntaria pero sigue la normativa internacional en términos de procesos de verificación por parte de un organismo acreditado ISO 14065.

Esto permite no solo una rigurosidad en el proceso, sino también una medición transparente y trazable, reconocida a nivel nacional para todas las empresas y organizaciones que aspiren a ser carbono neutral en sus procesos de gestión.

Para mayor información, consulte al Instituto de Normas Técnicas de Costa Rica (INTECO).

 

Sistema de acreditación

Con la norma, se establece un esquema de acreditación para Organismos Verificadores y Validadores, de inventarios o huella de carbono y proyectos de reducción en octubre de 2011.

Este se basa en las normas ISO 14065, y la serie ISO 14064. Es un requisito de los organismos verificadores/validadores de inventarios de GEI estar acreditados ante el Ente Costarricense de Acreditación (ECA) en este esquema, bajo el marco del Programa País y la carbono neutralidad.

Los organismos verificadores/validadores que se encuentran actualmente autorizados, según el transitorio 1 del Acuerdo 36-MINAET son:

  1. 1.INTECO
  2. 2.EARTH

Proceso de verificación y certificación 

proceso de verificación y certificación

 

Verificación

La verificación (según la norma INTE/ISO 14064-1:2006) consiste en un proceso sistemático, independiente y documentado hecho con el fin de evaluar las declaraciones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), esto con respecto a una serie de criterios acordados. Esto para corroborar si la cantidad de emisiones GEI corresponde con lo reportado por la organización. En el caso de una declaración de C-Neutralidad, la verificación determinará si la información que brinda la empresa para demostrar que cumple con la norma INTE B5: 2016 y la ecuación Σ E- Σ R- Σ C = 0, es correcta.

Para que un verificador pueda realizar éste proceso en Costa Rica, deberá estar acreditado ante el Ente Costarricense de Acreditación, según se indica en el Acuerdo 36-MINAET-2012, publicado en el Alcance N°79 de La Gaceta (19 junio 2012).

Criterios de Transitorio 1 - Programa País 

Criterio para Transitorio 1 b):

Se aprobarán solamente los organismos de verificación de inventarios y C-neutralidad que:

1. Demuestren que el personal que lleva a cabo las verificaciones haya recibido entrenamiento o capacitación sobre la Norma Nacional INTE B5: 2016, WRI GHG Protocol o ISO 14064-1 y los criterios de Programa País.

2. Demuestren experiencia en al menos 3 verificaciones para cada sector para el que solicitan aprobación. Deben demostrar también que el personal autorizado para verificar estos sectores es competente para hacerlo (experiencia, formación, entrenamiento).

3. Hayan presentado la solicitud de acreditación ante ECA para OVVs y completado la etapa
de evaluación documental.

Nota:

Periodo de aprobación: MINAE dará la aprobación a los organismos por un período de 1 año.
A partir de la acreditación del primer organismo verificador, se cierra este transitorio para el alcance
y sector en que se haya acreditado, y los verificadores aprobados pueden seguir prestando el
servicio hasta que se acrediten o venza el plazo de 1 año definido por MINAE. 

A continuación, se puede observar el detalle de los organismos acreditados o aprobados según el
transitorio 1 del Acuerdo 36-MINAET para distintos sectores productivos y de servicios. Para que la
verificación sea válida, las empresas deben utilizar organismos que estén acreditados o aprobados
para evaluar el sector al que pertenecen.

 

 

Sector INTECO EARTH
General Acreditado Acreditado
Energía Acreditado -
Transporte Acreditado -
Industrial Acreditado Acreditado
Agricultura silvicultura y otros uso de la tierra - Acreditado
Producción animal Autorizado Acreditado
Manejo residuos - -
Infraestructura y obras - -
Petróleo y gas natural - -
Minería y extracción de materiales - -

 

Acreditado: Ha cumplido satisfactoriamente con el proceso de acreditación por parte de ECA para ese sector.

Autorizado: Ha ingresado la solicitud de acreditación ante el ECA en el sector correspondiente.

¿Cómo adaptarse?

lluvias centroamerica-500x331Según el Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), la adaptación es el ajuste en los sistemas naturales y humanos como respuesta a estímulos climáticos actuales y esperados o sus efectos, los cuales moderan los daños o sacan ventaja de las oportunidades.

Costa Rica está situada en una de las franjas continentales más vulnerables al cambio climático. Los cada vez más frecuentes fenómenos de El Niño y La Niña han venido a demostrar la fragilidad nacional antes los eventos climáticos extremos. Por ello, la política nacional de cambio climático debe promover la adopción de acciones de adaptación, procurando para ello utilizar primordialmente la base natural de que dispone el país.

Para el país,  las acciones de  adaptación debe estar orientadas hacia la reducción de la vulnerabilidad en aquellos sectores socio productivos de carácter estratégico para la vida nacional, con el fin de disminuir los impactos negativos de la amenaza climática y aprovechar las ventanas de oportunidades que se deriven.

Los siete sectores principales que se han identificado para el tema de adaptación son: Hídrico, Energía, Agropecuario, Zonas Costeras y Pesca, Salud, Infraestructura y Biodiversidad. Estos requieren acciones urgentes ante la amenaza de los fenómenos hidrometeorológicos extremos como consecuencia del cambio climático, tales como sequías, inundaciones, tornados,  granizos, vientos fuertes, lluvias excesivas, ciclones tropicales, temperaturas altas y mayor frecuencia de fenómenos  como El Niño.

Para esto, la Dirección de Cambio Climático contempla dos acciones prioritarias: el diseño y oficialización del Plan Nacional de Adaptación, coordinado por la DCC con el diseño y ejecución por parte del Instituto Metereológico Nacional (IMN), la Comisión Nacional de Emergencias (CNE), Acueductos y Alcantarillados (AyA), Registro Público, Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), Instituto Costarricense de Pesca y Acuicultura (INCOPESCA) y otras instituciones pertinentes. Este plan debe partir de los escenarios climáticos elaborados por el IMN.

La segunda acción es el diseño de una cartera de proyectos con potencial para acceder al Fondo de Adaptación.

Las investigaciones sobre vulnerabilidad para los sectores forestal, recursos costeros, hídrico y agricultura, así como los estudios de escenarios climáticos futuros, fueron presentados en la Segunda Comunicación Nacional ante la Secretaría de la CMNUCC en 2009.

Conozca ¿Qué es el Fondo de Adaptación?

Acciones tempranas de Costa Rica

IMG 1647Costa Rica, desde hace más de dos décadas, ha venido asumiendo fuertes compromisos que han tenido un impacto positivo en la reducción de gases de efecto invernadero, como es el caso de la consolidación de una red de áreas protegidas privadas y públicas, que también ha estimulado actividades como el ecoturismo y la investigación; una ley forestal que prohíbe el cambio de uso de la tierra y establece un esquema de pago por servicios ambientales (PSA), que ha servido de modelo a países como México y El Salvador, otras leyes ambientales que así como el impulso a la reforestación y el control de la tala ilegal, entre otros.

Todo esto en conjunto ha permitido que actualmente aproximadamente la mitad del territorio nacional se encuentre actualmente cubierto de bosques.

 

Programa de Pago por Servicios Ambientales

Desde su puesta en marcha en 1997, el PSA fue diseñado para contribuir con los esfuerzos mundiales para reducir las emisiones y con miras a participar en el mercado mundial de carbono. Por tal razón, para Costa Rica los bosques tienen un valor que va más allá de la madera.

El PSA reconoce que los bosques producen servicios ambientales que tienen un valor y estos deben ser compensados por los usuarios de los mismos. Dándole un verdadero valor al recurso, sus dueños se convierten en verdaderos defensores de los bosques y con esto se reducen los riesgos de deforestación, que representa una  fuente importante de producción de gases de efecto invernadero en el mundo. Sin embargo, su financiamiento depende de que exista un reconocimiento o retribución económica por parte de aquellos que se benefician de los servicios ambientales.

Todos los costarricenses contribuyen al PSA por medio de un impuesto de 3,5% a los combustibles, otra medida pionera que ha tomado el país. También se financia con el canon de aprovechamiento de aguas, pago que se realiza por hacer uso de una fuente natural, y con el aporte de pagos voluntarios que realizan personas físicas y jurídicas.

La Ley Forestal costarricense reconoce cuatro servicios ambientales que brindan los bosques: biodiversidad, agua, belleza escénica y fijación/retención de carbono. Desde su inicio en 1997, el PSA ha protegido o reforestado más de 728.000 hectáreas, lo que equivale al 14% del territorio nacional.

 

Energías renovables

Costa Rica también ha dado pasos firmes en el desarrollo de energías renovables. No solo fue uno de los primeros países del mundo en contar con electrificación, sino que esta energía se ha caracterizado por ser producida, en su gran mayoría, con fuentes renovables: hidroeléctrica en primer lugar, además del empleo de otros tipos de energía como eólica y solar.  Para el 204 el país tiene como meta que más del 90% de su energía eléctrica sea producida mediantes fuentes renovables.

 

Meta de carbono neutralidad

Desde el 2007, el país se propuso como meta, además, lograr la carbono neutralidad para el 2021, año de su bicentenario y para coordinar acciones en el tema del cambio climático, fue creada en 2010 la Dirección de Cambio Climático en el seno del Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET), la cual se constituyó en una de las primeras oficinas de cambio climático en el mundo. El país cuenta, asimismo, con una Estrategia Nacional de Cambio Climático y Plan de Acción y con la norma de carbono neutralidad para procesos de gestión en empresas y organizaciones.

El país ya había desarrollado en 1997, en el marco del Protocolo de Kioto, el primer proyecto de implementación conjunta del mundo, denominado CARFIX, a través del cual el Gobierno de Costa Rica le vendió a Noruega $2.000.000 de dólares en reducciones de carbono, hecho que mostró al mundo la viabilidad de los mercados globales de servicios ambientales para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

Línea Histórica

 

Años 70:

Se empiezan a establecer los primeros parques nacionales

 

 
 

1996:

Creación de la Ley Forestal

Ley Forestal reconoce cuatro servicios que prestan los bosques: agua, captura y retención de carbono, biodiversidad y belleza escénica.

 
 

1996:

Creación de la Oficina Costarricense de Implementación Conjunta (OCIC)

 

 
 

1997:

Primer esquema de pago por servicios ambientales

Puesta en marcha del esquema de pago por servicios ambientales y Costa Rica desarrolla con Noruega el primer proyecto de implementación conjunta en el mundo en el marco del Protocolo de Kioto.

 
 

1998:

Creación de la Ley de Biodiversidad

reconocida como una normativa ejemplar, que promueve tanto la conservación como el aprovechamiento de los recursos naturales y que se hizo acreedora del premio “Future Policy 2010”, en la Cumbre de Naciones Unidas sobre Biodiversidad 2010, en Japón.

 
 

2007

Costa Rica propone ser el primer país carbono neutral en el mundo

y se conoce que, además, el país se encuentra en la zona donde se prevé que los impactos del cambio climático serán especialmente graves, según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC).

 
 

2010

Creación de la Dirección de Cambio Climático

 
 

2011

Energías renovables

País alcanza la producción del 95% de su electricidad con fuentes renovables y norma nacional de carbono neutralidad entra en operación.

 
 

 2021

Meta de carbono neutralidad

 

Iniciativas

La Dirección de Cambio Climático maneja actualmente las siguientes iniciativas:

  • cumbre-climatica-en-copenhague-300x350Low Emission Development Strategies (LEDS): consiste en proporcionar apoyo técnico y analítico al país para el desarrollo e implementación de estrategias de desarrollo de bajas emisiones (LEDS). La iniciativa es apoyada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos.
  • Plan de Acción para la Implementación de la Estrategia Nacional de Cambio Climático: se refiere a establecer medidas y actuaciones específicas de corto (2014), mediano (2018), y largo plazo (2021), que el país debe seguir en los temas de cambio climático. Es apoyado por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y ejecutado por EPYPSA.
  • Carbono 2012: su cometido es la elaboración de una hoja de ruta para la creación e implementación de un mercado de carbono doméstico y voluntario en Costa Rica. Es apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutado por Ecoresources.
  • Formulación de NAMAS en Transporte y Agricultura: en transporte consiste en desarrollar un sistema de incentivos voluntarios en taxis, autobuses y gasolineras para favorecer cambios tecnológicos en vehículos o combustibles; en agricultura, el cometido es la mitigación y su impacto en cambios productivos y la adaptación ante el cambio climático. La iniciativa es apoyada por el Programa de Las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y ejecutada por el Centro Internacional de Política Económica para el Desarrollo Sostenible de la Universidad Nacional (CINPE). NAMA significa Acciones Nacionales Apropiadas de Mitigación, por sus siglas en inglés.
  • Programa Competitividad y Medio Ambiente (CYMA): consiste en la  gestión integral de residuos en municipios e industria para regiones seleccionadas de Costa Rica. El Programa es apoyado por la Cooperación Internacional Alemana.
  • Programa de Desarrollo Bajo en Emisiones (NEL): busca implementar programas y acciones con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y apoyar el desarrollo bajo en emisiones de carbono de Costa Rica.
  • Facilitating Implementation and Readiness for Mitigation (FIRM): su cometido es la facilitación del desarrollo de técnicas y herramientas para las estrategias de  desarrollo bajo en carbono y NAMAS. La iniciativa es apoyada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente por medio de RISOE Center y ejecutada por Fundecooperación.
  • image18Alianza para Preparación al Mercado Parnertship for Market Readiness (PMR): busca el desarrollo de capacidades y una plataforma para explorar instrumentos de mercado que apoyen la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Es apoyada por el Parnertship for Market Readiness (PMR) del Banco Mundial y ejecutada por el INCAE.
  • Evaluación de Necesidades Tecnológicas: esta iniciativa tiene como objetivo identificar las necesidades de tecnologías ambientalmente sólidas, las barreras a la transferencia de tecnología y medidas para hacer frente a estos obstáculos, incluyendo la creación de capacidad. La iniciativa es apoyada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente por medio de RISOE Center y ejecutada por el INCAE.
  • Preparación de Readiness: consiste en impulsar REDD+ como tercera generación de acciones para el control de la deforestación en Costa Rica. La iniciativa es apoyada por el Forest Carbon Partnership Facility y ejecutada por el Fondo Nacional de Financiamiento Forestal (FONAFIFO). Se denomina REDD + a la reducción de emisiones derivadas de la deforestación y la degradación forestal, además de la conservación, el manejo sostenible y el mejoramiento del stock de carbono de los bosques en los países en desarrollo. Durante la COP 13, realizada en Bali en 2007, se reconoció la reducción de emisiones por deforestación y degradación de los bosques (REDD) como un mecanismo válido en la lucha contra el cambio climático.
  • III Comunicación Nacional de Cambio Climático: consiste en informar sobre fuentes de emisión y absorción por sumideros de todos los gases de efecto invernadero no controlados por el “Protocolo de Montreal” y sobre los programas nacionales que contemplen medidas de mitigación y faciliten la adaptación al cambio climático. La iniciativa es apoyada por la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático y ejecutada por el Instituto Metereológico Nacional.
  • Acceso directo al Fondo de Adaptación: consiste en financiar una cartera de proyectos de adaptación nacionales al cambio climático hasta por un monto de US$ 10 millones. Es apoyado por la Secretaría de la Convención (UNFCCC) y el ente nacional de implementación es Fundecooperación.
  • Proyecto Biodiversidad marino costera – adaptación al Cambio Climático “BIOMARCC”: su objetivo es aumentar las capacidades de adaptación de los ecosistemas marino – costeros de Costa Rica ante las consecuencias del cambio climático. Es financiado por la cooperación alemana (GIZ) y ejecutado por el Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).