Mercados de Carbono

CCT-Reserva-Monteverde

Analizando las emisiones de GEI de Costa Rica queda en evidencia que el país ya cuenta con una matriz eléctrica casi descarbonizada [1], ha logrado convertir la deforestación en reforestación neta[2] y no tiene un sector de industria pesada muy sustancial[3]. Los sub-sectores de emisiones de transporte y actividades agropecuarias en el país se caracterizan por ser atomizados, es decir, que sus emisiones vienen de un gran número de pequeñas fuentes y no de un número pequeño de grandes emisores, como suele ser el caso en la generación eléctrica o la industria pesada. En este contexto se crea, en 2013, el Mercado Doméstico de Carbono (MDC) establecido principalmente como fuente de unidades de compensación para el Programa País de Carbono Neutralidad (PPCN). Cabe resaltar que, si bien el mecanismo se denomina “Mercado de Carbono”, este nunca fue diseñado como un ETS. Siempre fue una herramienta de compensación; es un “mercado” en la medida en que los esquemas de compensación son parte del sub-set de IPCs que se consideran “de mercado”.

 

La estructura y funcionamiento del MDC se definió a través del “Reglamento de regulación y operación del mercado doméstico de carbono” (Decreto Ejecutivo N° 37926-MINAE del 10 de setiembre del 2013). Este reglamento detalla la conformación de la Junta de Carbono (JC) como máximo órgano de toma de decisiones dentro del mercado, así como sus comités de apoyo: el Comité de Metodologías y Protocolos (CMP) y el Comité de Control y Transparencia (CCT) y su Secretaría Técnica (Dirección de Cambio Climático).

 

El Mercado Doméstico de Carbono fue creado como un mecanismo para generar créditos de carbono a nivel local, provenientes de proyectos o actividades que apoyen la reducción/remoción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para ser comercializados nacional o internacionalmente. Estos créditos podrían ser utilizados por organizaciones que se propongan alcanzar la carbono neutralidad dentro del Programa País de Carbono Neutralidad, o por otros interesados que deseen compensar sus emisiones de GEI.

 

La intención era que el MDC funcionara de manera voluntaria, impulsado por la demanda de carbono neutralidad originada en el Programa País de Carbono Neutralidad (PPCN) así como de un apetito por una mayor diferenciación de productos y acceso a mercados con estándares ambientales (eco-competitividad). Por el lado de la oferta, los participantes incluían desarrolladores de proyectos y mayoristas proveedores de compensaciones generadas por reducciones verificadas de emisiones de GEI o eliminación de CO2 por sumideros. Mediante el Transitorio II del Decreto Ejecutivo 37926, el Fondo Nacional de Financiamiento Foresta (FONAFIFO) fue autorizado para emitir las Unidades Costarricenses de Compensación (UCC) mientras el del MDC entraba en operación.

 

El MDC se basó, en gran medida en el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL) del Protocolo de Kioto que en aquel momento era el patrón de oro para esquemas de compensación de emisiones. El MDC fue diseñado antes de que algunas de las lecciones clave del MDL se hicieran patentes y se internalizaran, razón por la cual del diseño del MDC replica algunas de las limitaciones del MDL. En particular, el MDC tiene una estructura de gobernanza compleja que ha dificultado su implementación plena, y causa costos de transacción altos. Además, conservó un enfoque en proyectos de mitigación, más apropiado para buscar el cambio incremental, en lugar enfocarse en esfuerzos sectoriales y programas con mayor potencial de transformación [4].

 

La DCC está desarrollando, con asistencia técnica de una variedad de expertos nacionales e internacionales, una actualización del MDC para adecuar el diseño de este instrumento al nuevo contexto internacional y a la Contribución Nacionalmente Determinada de Costa Rica bajo el Acuerdo de París.

 

 

 

[1] En 2015, año más reciente con datos oficiales publicados, Costa Rica generó 0.0381 kg CO2e/kWh de electricidad, entre las tasas más bajas del mundo. (Factores de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero, Sexta Edición, Instituto Meteorológico de Costa Rica)

[2] De acuerdo con el Reporte de Estado de la Nación de 2015 la cobertura boscosa en Costa Rica paso de 2,055,520 ha en 1992 a 2,565,950 ha en 2013.

[3] Según el INGEI 2012 las emisiones del sector Procesos Industriales y Uso de Productos representaron menos del 9% de las emisiones netas de Costa Rica.

[4] Para propósitos del presente análisis distinguimos el cambio incremental del cambio transformacional en que el cambio transformacional busca catalizar reducciones de emisiones más allá de su impacto directo al aportar al cambio estructural del perfil de emisiones de un sector o subsector.